BYM Records: "No podemos hacer todo desde el sello".

Publicado el 22/05/2013 por

Ignacio Rodríguez es la persona tras Blow Your Mind, etiqueta que empezó grabando bandas amigas, para luego atreverse con un estudio y producir también algunos ciclos en vivo. Hoy la máquina se acelera con la visita de Holydrug Couple y Föllakzoid a EEUU, dos bandas de la casa. En contraste, en Santiago cierran los locales, apagan algunas radios, pero ‘Nes’ insiste que faltan manos para empezar a hacer las cosas.

 

El presente

Nes llegó hace poco de EEUU, donde estuvo con Holydrug Couple y Föllakzoid, en escenarios junto a The Warlocks, Psychic Ills o Soft Machine, además de la invitación al South by Southwest (SXSW), y la inclusión en el Austin Psych Fest, megafestival encabezado por gigantes como Os Mutantes, Acid Mothers Temple o Silver Apples.

“De SXSW nadie sabía mucho, la impresión fue distinta a lo proyectado. Había muchas marcas, muchas bandas tocando cualquier cosa. En los showcase no había prueba de sonido, sino más bien rápido. Pero tocaba Holydrug o Föllakzoid y fue distinto, la gente tomaba atención. Habían cientos de tocatas, estaba el centro con charlas, donde contenido no había mucho, siempre lo mismo, hay mucho marketing, entonces que nos tocara esas fechas buenas fue algo positivo”, señala.

El despliegue de estas bandas chilenas no pudo ser mejor: buenas giras, invitados a sendos festivales. Ambas han grabado en BYM Records desde su (mutua) génesis, y hoy Sacred Bones ya les editó un segundo disco, reseñado por los diarios más importantes de EEUU, y también en UK donde se inicia un próximo periplo europeo.

Intentando un símil, el director del sello sorprende al apuntar que “no se ve una distancia creativa tan grande con lo que están haciendo acá, pero allá la industria independiente está funcionando con todo, y acá llegas y cerró la (radio) Horizonte, cerró (club) Cellar, es un retroceso, por ese lado vamos mal”.

 

Los inicios

Blow Your Mind comenzó en 2009, casi en paralelo con Hell Gang, el trío de Nes a la batería, con Sarwin en el bajo y Cabala en la guitarra, quien venía de The Cindy Sisters.

Un blues eléctrico plasmado en un registro homónimo, el 004 de la etiqueta BYM, un incipiente vinilo. Más tarde vino Flashbacker, de WatchOut! y aquí se configura un hito reciente: un disco producido íntegramente en Chile, desde su grabación análoga hasta el acetato prensado por copias una a una, luego de décadas sin producción local.

“El punto es trabajar en Chile, es un atractivo estar tan lejos. Se crea todo acá, se hacen los discos aquí, con un aire renovado. Allá la gente sabía de algo en Santiago, entonces es todo más fluido ahora, es sólo seguir haciendo música buena, lo único es hacer buena música, encontrar otras bandas e ir renovando”.

La distancia pareciera no ser un problema para quien mezcla, graba y distribuye a bandas que suenan en el otro hemisferio. La inquietud pasa por más gente que haga las tareas de producción, gestionar, completar la cadena: medios, sonido, locales y más.

“No podemos hacer todo con el sello, pero hay mucho por hacer”, anticipa. A su juicio, “para hacer, no hay excusa, es como lo que decía Gabriel Salazar de la acción, que a ello no hay excusa, tienes que hacerlo. En este caso, se compran más los discos afuera, y entremedio, la idea es que prendiera acá, pero ya ni sé cómo andan los otros sellos, si es viable mantenerse”.

 

Futuro

Con este trabajo, Nes habla con cierto conocimiento ante el vinilo: “Cuesta venderlo barato por la baja cantidad, cuesta bajar los costos de producción. Hay un tema de importación que no hemos superado, o alcanzar un precio mayorista. En la economía de una persona tampoco es sencillo comprarse un disco, entonces no ha sido fácil”.

Para una entidad cultural independiente siempre surge la duda ante un fondo concursable. El titular de BYM lo reflexionó y decidió postular, y su proyecto recibirá financiamiento para la edición de cinco registros. De porqué cree que se ganó el fondo, Nes cuenta que “vieron nuestro trabajo fuera de Chile y a ellos les interesa la imagen país. Pudieron pensar que los discos son mostrados afuera, y ese perfil queda bien instalado, atrae actividad, a ellos le importa eso”.

Y así, la rueda del vinilo toma un engranaje continental. BYM editará nuevamente a Nairobi de Argentina, copias en acetato para su tercer disco Wax. Y se suma Hablan por la Espalda, de Uruguay. “Se pierde el respeto sumiso, estamos trabajando codo a codo, un trabajo de varios en distintos puntos”, resume Nes y luego insiste, “hay harto por hacer, faltan más personas, hay que atreverse”.