Escucha Activa #2

Publicado el 19/05/2012 por Francisco Martínez

"...se asemeja bastante a la época psicodélica de Donovan. Predominan las canciones donde las melodías vocales mandan y los acompañamientos y arreglos instrumentales son muy creativos."

 

Artista: J.K. & Co.

Título: Suddenly One Summer

Año: 1968

Procedencia: Estados Unidos

 

Este es un disco que no deja de sorprender, sobre todo para los que disfruten de temas sencillos pero con excelentes arreglos instrumentales.

El responsable de este proyecto es un joven de 15 años, Jay Kaye, quien está tras la composición e interpretación de las canciones. En la producción se hace cargo Bob Buckley, quien le da un carácter único a este LP.

El estilo del álbum, en su mayoría, se asemeja bastante a la época psicodélica de Donovan. Predominan las canciones donde las melodías vocales mandan y los acompañamientos y arreglos instrumentales son muy creativos. Acompañamientos que incluyen guitarras, pianos, órganos, bajo, batería, percusiones, bronces, saxos, banjo, flautas, sitar, etc.

Yendo a los puntos más altos de este LP, nos encontramos con simples y excelentes composiciones que logran ser muy dinámicas gracias a la mano de Buckley en las perillas, quien logra originales sonoridades a lo largo de este disco. Empezando por "Fly", tenemos una canción donde la influencia de parte de los Beatles (de la época Revolver / Sgt. Pepper) se hace presente tanto en las melodías como en las armonías vocales. También, un lugar predominante lo tiene el efecto de la cinta en reversa, que logra una sonoridad muy placentera para el oído. La mezcla de una buena composición con una buena producción nos da como resultado una pieza que hace que todo el disco valga la pena. Otro punto alto es "O.D.", donde el swing de la batería le da liviandad y dinamismo a una de las mejores canciones del álbum. De nuevo tenemos un acierto a la hora de los arreglos donde los saxos y la guitarra fuzz (de acompañamiento) logran converger de buena manera, creando una sonoridad muy interesante. Quizás la aparatosa guitarra solista es un retroceso a los clichés de algunas bandas pop de la época, pero eso es a gusto de cada uno. Por sonoridades interesantes también destacan canciones como "Land of sensations and delights" y "Magical Fingers of Minerva".

En fin, tenemos un gran disco, sobre todo para los interesados en la música folk/psicodélica que se hacía a fines de los 60s tanto en EEUU como en Gran Bretaña. Se trata de un LP que en su época no fue muy conocido. Una de las razones que lo explican es que su sello lanzó como single "Break of dawn", experimento sonoro de 37 segundos que no posee ninguna característica de single comercial.

 

Francisco MF