Festival de documentales In-Edit Nescafé 2012

Publicado el 06/12/2012 por

Revisamos la oferta de 80 documentales que trae la novena versión de este festival musical de cine, estos días en Santiago.

A un parecer muy personal, es llamativo el fenómeno del cine documental, un formato aparentemente agotado, pero que en esta disyuntiva plantea el desafío de renovarse y mostrar nuevas facetas artísticas, apoyado además por la avalancha tecnológica que favorece la producción audiovisual.

En España, In-Edit nace en 2003, y la crítica musical ibérica planteaba el dilema, donde la fórmula “imágenes de archivo – voz en off – cuña de famoso” se ha repetido hasta el hartazgo, lo que deriva en el riesgo que la cobertura de fenómenos cada vez más desconocidos terminen en un ejercicio que al final no favorece al retratado.

Un año después, el festival llega a Chile, y luego lo haría a Brasil y Alemania. Iniciando el siglo XXI, época donde el comercio tiene una explosión digital. Internet cada día más accesible -también las videocámaras- y los softwares de edición son incluso gratuitos. Las condiciones están para una avalancha de creaciones, y aquí el documental adquiere un matiz social, al ser un formato explotado desde incipientes creadores, motivados más por la realidad oculta que interesados en profundizar la ficción.

Entonces, In-Edit se plantea como un nicho específico, cuya apertura está hasta ahora atiborrada de nuevos títulos. La producción complementa la parrilla con conciertos, galerías In Vitro y Primer Corte, como plataforma entre cineastas e industria. Directores invitados presentando sus cintas y una nueva maratón nocturna en Cine Alameda son anexos que amplían el concepto a un festival de cine como tal, sin apellidos.

 

El paseo de la fama internacional

Veinte títulos completan la “Competencia Internacional”, una categoría que mira hacia figuras históricas, retratadas en el lente de nuevos creadores contemporáneos. George Martin, Ginger Baker, Serge Gainsbourg, Tony Bennett y The Who entre los elegidos.

Del lado de algo más actual, tenemos a Julian Temple, uno de los directores documentales de mayor reconocimiento, quien en “Glastopia” grafica la vida alrededor de Glastonbury, festival del que ya había realizado un anterior registro. Pulp, de reciente visita, es ilustrado en “The beat is the law. Fanfare for the Common People”. Aquí destaco a “Shut up and play the hits”, cinta que retrata el extraño final de LCD Soundsystem, banda que anunció un abrupto final en el clímax de su carrera.

En esta serie destaca una “subcategoría” afroamericana, encabezada por Marley, el retrato que Kevin Macdonald realiza de la figura del emperador del reggae. El registro cuenta con el beneplácito de la familia, y son más de dos horas de un relato aparentemente definitivo sobre el artista. El director es uno de los invitados a este festival, quien llegó a Santiago para asistir al estreno en Sudamérica de esta obra.

Completan la categoría títulos como “Beats, Rhymes & Life: The travels of A Tribe Called Quest” y “Planet rock: the story of hip-hop and the Crack Generation” abarcan a Quest, mítica banda hip-hop, mientras que el segundo se sumerge en el complejo sistema del gangsta, el acercamiento a las drogas y su incidencia en pandillas insignes del género.

Chile, explosión de históricos

Los argumentos esbozados al inicio son explotados en la producción local. En la Competencia Nacional tenemos un atlas de folclore y nombres ignorados, que aquí buscan una justa reconsideración en la historia. Congreso, Chancho en Piedra, Emociones Clandestinas y Miguel Barriga entre los protagonistas más reconocidos.

No sé si ‘Rosita, la favorita del Tercer Reich’ llamará la atención, pero en función de sorprender, es quizá el mejor ejercicio. Una fantástica historia de Rosita Serrano, artista aplaudida en la Europa de entreguerras y el EEUU post-Holocausto. Los Rockers, Pascuala Ilabaca y Rodrigo Recabarren son los nuevos rostros en la pantalla grande.

No podemos dejar de mencionar la sección a cargo de Música Popular, enciclopedia virtual de música chilena, que propone títulos de investigación. La cueca chora, los organilleros, la sombra dictatorial y el mito de La Tirana en el rostro de la actriz Magaly Solier (La teta asustada) son parte de su recomendable propuesta.

 

Cintas y temas clásicos

En la sección “Top 10/100” tenemos puras joyas. En España, país natal del In-Edit, armaron un ranking con sus 100 documentales favoritos, y en Chile se exhibirán los diez primeros de la lista. En el primer lugar tenemos “Dont look back” (1967) de D. A. Pennebaker, centrado en la eléctrica reinvención de Bob Dylan, lo que es un claro guiño a la paternidad de este director en este festival, a quien se le rindió amplio tributo hace dos versiones, con reseñas a su trabajo en las cintas de Bowie de la edición anterior.

Martin Scorsese, Wilco, Daniel Jhonston, Spinal Tap y Sex Pistols también figuran en la lista. Vale la pena destacar el octavo lugar para Instrument, dedicado a Fugazi, y fome que no alcanzó la lista al onceavo lugar, con el muy recomendable documental DIG! que retrata la figura de Anton Newcombe y Brian Jonestown Massacre.

En complemento, la categoría “Fuera de Competencia” tiene títulos de calidad para todos los gustos. Por ejemplo, ‘Tropicalia’ de Marcelo Machado, cinta de este año que se sumerge en el mítico movimiento sicodélico en Brasil.

Otro de este año es ‘Uprising. Hip-hop and the L.A. Riots’, sobre la violenta irrupción del rap en las calles gringas. Más allá del hecho específico que da inicio al registro, éste culmina por abarcar grandes luchas raciales de las últimas décadas, y su correspondiente abuso de la violencia desde el poder. Eso en las calles oscuras, porque si de neón se trata, ‘Sunset Strip’, de Hans Fjellestad, se pasea por la más glamorosa avenida de Los Ángeles, con famosos a borbotones disparando anécdotas de locura y fama.

Los 50 años de Rolling Stones también tienen su espacio, con la exhibición al aire libre (sábado 15, 21 horas, Frontis MAC) de “Charlie is my darling”, estreno del recuperado título que corona las bodas de oro. También está el clásico ‘Gimme Shelter’, que retrata el concierto de 1969 en Altamont, momento en que los Hell Angels irrumpen con sus motocicletas y asesinan a un afroamericano, lo que no es precisamente uno de los mejores momentos de esta banda, hoy convertida en holding de entretención.

En síntesis, una avalancha de tendencias, artistas y directores se toman Santiago, y se hace inevitable aprovechar la oportunidad de conocer música a través del cine.